Problemas escolares

 

Los problemas escolares constituyen el grupo menos grave, aunque probablemente el más numeroso, de las Dificultades en el Aprendizaje. Se caracterizan por no ser graves, por no manifestar variables personales del alumno afectadas y por no prolongarse en el tiempo, ya que suelen remitir en el curso regular del proceso educativo, sin que sea necesaria una intervención especializada, más allá del seguimiento. Ejemplos serían: alumnos con un rendimiento académico bajo o medio-bajo en una materia determinada; alumnos que estudian poco y tienen malos hábitos de estudio; que se expresan mal por escrito; tienen mala comprensión lectora. Suele hacer referencia a la falta de alguna estrategia de aprendizaje, metacognición, motivación o falta de adaptación escolar

 

Estos alumnos presentan un desarrollo intelectual y académico normalizado. No presentan déficit en procesos psicológicos básicos, no tienen CI bajo, ni ninguna otra deficiencia o discapacidad, pero rinden por debajo de su capacidad.

 

Las causas de los problemas escolares, suelen deberse a la mezcla de factores externos al alumno de índole familiar o social y en ocasiones también escolar:

 

  • Las pautas educativas familiares inadecuadas: hacen referencia a excesiva permisividad o insuficiente interés por el desarrollo escolar de su hijo.

 

  • Métodos y prácticas de enseñanza escolar inapropiados: insuficientes conocimientos acerca del alumno y sus circunstancias; insuficientes recursos humanos, metodológicos y/o materiales para afrontar los problemas escolares; inadecuación de las expectativas y actitudes del profesor.